Skip to content

Conozca a Jesús Pineda – nuestro oficial de campo en California

  • by

En el corazón del Valle Central de California, el condado de Fresno es la principal área agrícola del país. Conocido por su amplia variedad de cultivos y algunas de las tierras de cultivo más fértiles del mundo, el condado exporta unos 72 productos agrícolas a 101 países en todo el mundo. Sus principales productos agrícolas son las almendras, las uvas y los pistachos. En 2020, el valor de su producción bruta fue cercano a los $ 8 mil millones.

Pero las cosas no andan bien en Fresno. Los principales cultivos de la zona requieren mucha agua y los períodos de sequía, en parte provocados por la agricultura intensiva, están provocando los incendios forestales más grandes de la historia. El cambio climático está causando estragos en los cultivos, las tasas de desempleo y la salud pública. Los que llevan la peor parte son a menudo los pequeños agricultores, en particular los agricultores de color.

En agosto, National Latino Farmers and Ranchers abrió una oficina en Fresno, encabezada por su representante de campo: Jesús Pineda.

Jesús, también conocido como Chucho, ha visto como, a pesar de los desafíos, muchos trabajadores agrícolas han querido comprar tierras agrícolas y ser dueños de ellas.

“Aquí en California está cambiando mucho la cara del agricultor. Ya no son anglosajones. Cada vez hay más agricultores de color. No son solo hombres, también hay mujeres. Y no solo hablan inglés. Muchos trabajadores agrícolas están tratando de iniciar sus propias operaciones”, dice. “Pero lo están haciendo solos, sin acceso a recursos ni asistencia técnica”.

Por eso National Latino Farmers and Ranchers está trabajando duro para conectar a trabajadores agrícolas históricamente marginados y a los nuevos agricultores con asistencia técnica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y organizaciones sin fines de lucro para que puedan adaptarse a los desafíos actuales.

Chucho les habla de los programas educativos y de capacitación que existen pero sobre todo quiere animarles a abogar por sí mismos y a trabajar de manera colectiva para que encuentren alternativas viables. “La mayoría de la gente no solo quiere un apoyo económico. Quieren aprender a ser autosuficientes”, dice.

El propio Chucho pertenece a una nueva generación de agricultores inmigrantes que están comprando sus propios terrenos. Junto a su familia, Jesús se encuentra en las primeras etapas del cultivo de nopales, un tipo de cáctus comestible, muy nutritivo y muy conocido en México, que requiere menos agua que las almendras, los pistachos y las nueces.

¡La gente se está volviendo loca por las nueces de una manera que no es sostenible en tiempos de sequía y cambio climático!” dice Chucho.

Espera poder apoyar a más familias en California, como la suya, que están introduciendo prácticas agrícolas que contribuyen a un sistema alimentario más sostenible y equitativo para todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.